Foto-4-compressor

La impresión 3D es una tecnología que está revolucionando no sólo el mundo de la fabricación sino todo el mercado. Su versatilidad y su facilidad de uso han conseguido que esta tecnología se haya popularizado a una velocidad difícil de igualar. Un ejemplo de ello es cómo, poco a poco, salen a la venta infinidad de modelos distintos de impresoras 3D, que se pueden adquirir en cualquier parte.

Como hemos ido viendo en todas nuestras entradas al blog, la fabricación aditiva permite crear objetos desde cero con diferentes tipos de materiales, como plástico, papel, cristal, cerámica o incluso chocolate. Pero no podíamos dejar fuera Uno de los materiales más solicitados y presentes en el ámbito industrial. Hablamos del metal.

La impresión en metal de forma precisa ha sido posible gracias al desarrollo de la tecnología EBD, que ya mencionamos en nuestra entrada sobre técnicas de fabricación aditiva. Esta tecnología usa una técnica muy similar al SLS. A diferencia que el Sintetizado selectivo por Láser, la tecnología EBM utiliza un haz de electrones para consolidar el polvo de metal que, a diferencia de otras técnicas de sintetizado, es capaz de fusionar completamente el polvo de metal.

Aunque no es una técnica muy extendida a nivel industrial, la capacidad de la EBD -y los resultados que esta tecnología capaz de obtener- la convierten en una apuesta segura para el mundo de la impresión 3d.

Nos alegra informaros de que en Sie3D ofrecemos la posibilidad de imprimir en piezas en un gran variedad de metales distintos (Aluminio, cobalto, titanio, acero inoxidable, acero para herramientas, aleación níquel, bronce, metales preciosos…) Ofrecemos los mejores precios del mercado y damos un servicio cercano hasta conseguir la pieza deseada. Esta tecnología nos da la posibilidad de producir piezas con buena resistencia mecánica, precisión dimensional y un óptimo acabado de la superficie.